Portal de salud y nutricion - NUTRICIONALERTA.COM
NUTRICION VIDA SANA NOVEDADES INVESTIGACION ENFERMEDADES BELLEZA Y SALUD    
ENFERMEDADES
 RESPIRATORIAS
  Amigdalitis
  Asma
  Bronquiolitis
  Bronquitis
  Enfisema Pulmonar
  Faringitis
  Gripe
  Laringitis
  Neumonía
  Sinusitis
  Tabaquismo
  Tos Convulsiva
  VRS
 NUTRICIONALES
  Anorexia
  Aterosclerosis
  Bulimia
  Caries Dentales
  Desnutricion
  Diabetes
  Hipertension
  Obesidad
 GASTROINTESTINALES
  Acidez estomacal
  Apendicitis
  Colon Irritable
  Colitis Ulcerosa
  Diarrea
  Diverticulitis
  Enfermedad Celiaca
  Enfermedad de Crohn
  Estreñimiento
  Fiebre Tifoidea
  Gastroenteritis Viral
  Hernia del Hiato
  Intolerancia a la Lactosa
  Intoxicacion Alimentaria
  Reflujo Gastroesofagico
  Rotavirus
 AUTOINMUNES
  Alergias
  Artritis Reumatoide
  Enfermedad Autoinmune
  Lupus Eritematoso
  Urticaria
 
Agreganos a favoritos
 
Se encuentra en: ENFERMEDADES > AUTOINMUNES > Alergias >
ALERGIAS
Puntuar artículo
1 5 10
Imprimir artículo








Esta es una respuesta exagerada de nuestro organismo frente a alguna sustancia externa a las que se les llama sustancias alergénicas o alérgenos.
Cuando nuestro sistema inmunitario es hipersensible, puede producir una respuesta exagerada para proteger el organismo. Así cuando reconoce un elemento alérgeno, que en la mayoría de las personas no provoca mayor problema, empieza a liberar histaminas, las que producen ronchas, hinchazón, purito, moco tos e incluso un ruido parecido a un silbido al respirar.

Los factores alérgenos más típicos son el polen, el polvo, el moho, la caspa de los animales y las picaduras de algunos insectos. Peo las alergias también pueden estar relacionadas con factores genéticos.

SINTOMAS
Dependiendo de la persona y la parte del cuerpo que entre en contacto con el alérgeno (si se inhala, si es a través de los alimentos, si es por contacto, etc.) los síntomas pueden variar. Los más comunes son:
• Problemas respiratorios.
• Ardor, prurito o lagrimeo de los ojos.
• Tos.
• Ronchas.
• Conjuntivitis.
• Diarrea.
• Dolor de cabeza.
• Erupción cutánea.
• Prurito en la nariz, piel garganta o boca.
• Vómitos.
• Ruido como silbido al respirar.

La leche materna es la mejor defensa contra las alergias. Si, además, durante l período de lactancia la mamá evita la leche de vaca, los huevos, las nueces y el maní, previene mejor situaciones de alergias en sus hijos. También es importante que estudie muy bien junto al pediatra los alimentos que le dará al momento de iniciar una dieta sólida, para prevenir alergias.

Los ácaros son unos parásitos muy pequeños que viven en todas las casas y que son unos de los mayores causantes de las alergías. Si tienen hijos alérgicos es importante reducir la cantidad de ácaros en su casa. Lo mejor es evitar, en el dormitorio, las alfombras muro a muro y los peluches, porque guardan mucho polvo en el cual se crían los ácaros: cubrir los colchones y almohadas con fundas que sean no alergenicas: lavar las sábanas y las fundas todas las semanas, a temperaturas sobre los 55ºC sacar al sol las frazadas.
Es importante también mantener la casa seca y ventilada. Los hongos proliferan con la humedad, sobre todo en baños y bajo el lavaplatos. Por eso arregle las filtraciones de agua, limpie las superficies mohosas como esquinas de duchas y lavaplatos.
La caspa de animales puede evitarla impidiendo que los animales domésticos ingresen a los dormitorios o bien que no ingresen a su casa. Lávese las manos después de tocar sus mascotas.
Los olores irritantes. No permita que nadie fume en su casa, evite aerosoles e insecticidas.
Cuando las incomodidades de la alergia significan perder la calidad de vida. El ideal es ir a un especialista. También cuando sospeche que la alergia es provocada por algún alimento.
Lo primero que realizará el doctor es un examen visual y luego una serie de preguntas para conocer algo de su historia alérgica.

Si es necesario pedirá exámenes para determinar si es verdaderamente una alergia o bien corresponde a otro tipo de problema que pueda tener síntomas similares a una alergia, por ejemplo, las intoxicaciones con alimentos.
Una de las pruebas más comunes para conocer qué tipo de elemento es el que produce la alergia es el test cutáneo que consiste en hacer penetrar bajo la piel, habitualmente en el antebrazo, una pequeña cantidad de sustancias que se cree que pueden estar causando las alergías. Según el lugar donde se produzca una hinchazón, roncha o enrojecimiento, se sabrá cual es el elemento que está causando alergia.
También le puede indicar pruebas de sangre que miden los niveles de sustancia especificas que son relacionadas con las alergías, o los niveles de anticuerpos e inmunoglobulina.

TRATAMIENTO
Existen diversos tratamientos dependiendo de los síntomas. Le puede indicar que evite ciertos elementos, para determinar si son los causantes de la alergia.
Si es necesario utilizar medicamentos, éstos dependen del tipo y de la gravedad de los síntomas: pueden ir desde antihistamínicos, además están los corticoesteroides. Este medicamento no se recomienda por un tiempo prolongado debido a que puede producir un efecto rebote.
Cuando los síntomas son difíciles de controlar se puede utilizar una vacuna con una cantidad muy pequeña de la sustancia a la que es alérgico. De esta manera empieza a producir anticuerpos contra ese alérgeno, los que bloquearán sus efectos la próxima vez que tenga contacto con la sustancia y la reacción será mucho menor.
Las vacunas para las alergias son ideales para la rinitis alérgica, la alergia a los ojos, para las picaduras de abeja y algunas alergias a medicamentos. Pero no todas las personas pueden ponerse vacunas, ya que estas no están recomendadas para quienes tienen problemas graves de asma o problemas cardíacos.


 


Este artículo fue visto: 4486 veces.


NUTRICIONALERTA.COM - Portal de salud y nutrición  
 
Diseño: DOMINIOFULL